Te voy a contar cómo llegué a Zentangle® y cómo decidí ser Profesora Certificada de Zentangle (CZT) en Providence, Rhode Island (EEUU).

Mi contacto con Zentangle.

Como has podido leer en la web, soy diseñadora gráfica, con más de 14 años de experiencia. Siempre me he formado y trabajado en imprentas o departamentos de marketing de diferentes empresas, y desde hace algo más de 2 años, con mi propio estudio de diseño A SACO Estudio Creativo.

Hace un par de años quería actualizar mis conocimientos y porqué no, ampliarlos en el campo de la ilustración. Estuve buscando durante bastante tiempo talleres o cursos de ilustración y no encontraba nada que me llamase lo suficiente la atención.

Vi un curso que lo publicaban algo así como “Aprende a dibujar sin tener ni idea”, y allá que fui.

Las personas que lo organizaban son las otras dos profesoras de Zentangle®, que, como yo, tenemos el certificado y somos las únicas personas que podemos dar talleres de Zentangle® en España.

Desde aquel momento, quedé prendada, me enamoré de la técnica y de lo que suponía para mi ese tiempo dibujando.

Como siempre digo en mis talleres, lo que me importa no es el resultado final, que también, sino el tiempo que pasamos relajadas y pensando en el aquí y en el ahora mientras realizamos nuestros dibujos.

El porqué decidí ser Profesora Certificada de Zentangle

Hace ya algunos años, viajé a Brasil con mi pareja con la idea de que fuera un viaje bastante más largo de lo que al final fué.

Recorrí todo el país durante mes y medio hasta que… no pude más. Tuve ataques de pánico y ansiedad que jamás de los jamases en mi vida había tenido. No sabía qué me había pasado, no sabía qué era eso. Yo sólo creía que me estaba volviendo loca perdida y se me iba la cabeza.

Creerme cuando os digo de verdad que prefería que me cortasen un pie o una mano antes de tener problemas en la cabeza, os lo puedo asegurar.

Desde entonces, y mira que a mi siempre me ha gustado viajar y ser totalmente independiente, no podía dejar Madrid. Me aterraba volver a dejar mi ciudad, me aterraba viajar aunque fuera a más de 100 km de casa.

Recuerdo que me fui con mi hermana a Valencia esa semana santa, y me dieron varios ataques allí mismo. Recuerdo su reacción, cuando una no sabe qué hacer, no sabe cómo cuidar a la otra persona que le está pasando tantas cosas feas por la cabeza.

Lo mismo con mi pareja y con mi familia. La gente que no ha padecido nunca de ataques de pánico o ansiedad, no sabe cómo ayudar, y les entiendo. No es fácil, y yo lo hubiera hecho de la misma manera, o peor. Gracias a mi familia, pareja y amigos por la paciencia.

En noviembre del año pasado, después de que pasaran también ciertos incidentes que culminaron esa época de mala actitud y de nula capacidad de enfrentarme a nada, decidí, ya por aburrimiento, que tenía que vencer todo eso.

Me aburría no poder enfrentarme, me aburría no poder viajar.

Me aburría tener todo el día al ogro gigante en mi cogote…

Decidí que era una perfecta excusa hacer el Certificado de Zentangle y allá por diciembre, hice el pago del curso.

Con perdón de la expresión: Cagada no, lo siguiente. Y más cuando compré los billetes a EEUU…

Era la primera vez que viajaba yo sola desde entonces, tan lejos y volviendo a cruzar el charco.

Juraba y perjuraba que anularía todo hasta un día antes de salir de viaje.

Charlas con amigos dándome ánimos, con mi familia, con mi pareja, con mi coach.. me decían que era una valiente, que ese viaje era mío, que lo iba a disfrutar…

Y así fue. Una vez que me monté, temblando, en el avión camino a Boston, desapareció todo!!!. El ogro ese tan gigante que yo notaba en la chepa de había esfumado y no era más grande que una hormiga, hormigueo por descubrir cosas nuevas, ilusión que se llama.

Ahí tengo que dar las gracias también, y especial mención a mi coach, la cual me ayudó a volverme a encontrar conmigo misma en una de las sesiones que recordaré todos y cada uno de los días. Gracias, Ade.

Me fui, recorrí durante 21 días parte de la costa este norteamericana, Boston, Providence, Nueva York y Philadelphia. Con visitas a amigos y primos, y tiempo para mi sola, pude superar el mayor freno de mi vida.

A partir de ahora, sé cómo enfrentarme a las cosas que sucedan… no es miedo, son obstáculos totalmente vencibles.

Y con ese viaje, y durante una semana con los compañeros y compañeras del curso, obtuve el Certificado de Profesora de Zentangle.

Me gustaría que me oyeses contar esta historia en directo, siempre lo hago, y siempre me emociono. Es para ello. Soy una valiente.